El irlandés es el primer filme de Martin Scorsese  con Robert DeNiro en 25 años desde Casino, su noveno trabajo juntos, primera vez que dirige a Al Pacino, nos encontramos ante un opus magna crepuscular con el que cierra el círculo de sus cintas de gangsters y abre una nueva forma de ver y entender el cine.

Antes, piratear una película por internet o descargarla era antaño la excusa perfecta para no ir al cine, quedarse en el sillón de casa y pensar que uno se había ahorrado el precio de las entradas.

Mejores películas de Netflix 2019

Y sí, razón no faltaba, pero cabría reflexionar si había otros motivos para la desidia. Sucede que ahora, en tiempos de Netflix y demás gigantes del streaming, cuando la descarga es legal y en condiciones más que óptimas, una mayoría de ese público abarrota las salas mientras se ofrece el mismo contenido en casa.

Ironías de la vida. Con el estreno de la película El irlandés y hace un año Roma, el gran público inunda el cine y las pequeñas (y afortunadas) salas que fueron autorizadas para exhibir dicha cinta. O eso parece. En Estados Unidos se llegaron a pagar hasta 100 dólares por una entrada para ver lo más reciente de Scorsese.

Mejores películas Netflix 2019

El irlandés, una obra maestra

¿Qué demonios está pasando?, ¿Nos hemos vuelto locos?, tal vez, pero si sumamos al estreno su carácter limitado y exclusivo, casi irrepetible, hallaremos la clave de su éxito fugaz: el evento y la experiencia de verla con más gente.

La curiosidad cinéfila está en caída libre, y hoy, el respetable se centra en aquello que garantice un retorno de la inversión, sea por el infalible boca a boca o por el estar de moda, compartir en redes sociales el hecho de poder decir: yo estuve ahí, yo fui de los pocos afortunados que vieron la película en una pantalla de cine, tal como debe de.

Mejores películas Netflix 2019

Lo cierto es que la sala de cine ofrece una magia imposible de reproducir en casa. El ser humano es un ente social que justifica el cine como espectáculo colectivo. Algunos optan por ver fútbol desde la comodidad de su casa, pero muchos otros lo disfrutan en el estadio, o mejor aún, lo viven.

Igual sucede con el teatro o con los conciertos, ¿No será lógico considerar la exhibición como el concierto del cine?, la majestuosidad de la sala es inherente al medio: grandes cortinas, gran pantalla, iluminación adecuada, sonido apabullante…es decir, todo aquello que lo convierte en un espectáculo único y que la industria ha ido suprimiendo sistemáticamente.

Mejores películas Netflix 2019

Si algo queda claro, es el hecho de hacer saber a la gente, dónde estamos, qué vemos, qué comemos, con quién estamos, lo demás, es lo de menos. Por eso la necesidad de acudir a donde se estuvo presentando la película antes de que esté disponible vía streaming, lo cual nos lleva a la conclusión de que la presentación es tanto o más importante que el contenido.

La crítica

Al terminar de ver la magna película El irlandés (para checar los detalles técnicos y toda la expectativa que levantó en redes sociales y en el público antes de su estreno, checa el artículo que entregamos al respecto en este mismo sitio), a uno le queda la sensación de haber visto no solo un excepcional relato sobre la mafia en Estados Unidos, sino el compendio, totalizador e íntimo al mismo tiempo de cuantos relatos sobre la mafia en Estados Unidos podrían ser contados.

El irlandés




Más aún, se percibe que Scorsese, además de comprimir en esta obra de poco más de tres horas de duración, lo mejor de su oficio como cineasta, lo más característico de su voz como creador y lo más reconocible de sus preocupaciones como ser humano y artista, convirtiendo (como hace décadas ya) el gangsterismo en escenario, no solo físico sino en gran medida conceptual.

La película El irlandés contiene todos los trucos que han hecho de este director uno de los grandes de la historia del cine: esa adrenalina en la mirada de un elenco de super lujo, Robert DeNiro, Al Pacino, Joe Pesci, Harvey Keithel, esa desmesura tonal, ese rock and roll, el montaje, todo, absolutamente TODO.

El irlandés

Obviamente saltan a la vista esos auto homenajes a su obra, que van desde Mean Streets, Taxi Driver, Goodfellas, Casino, pasando por el homenaje cinéfilo de Érase una vez en América de Sergio Leone y la saga El padrino de Coppola.

Nos encontramos ante un colosal fresco que documenta cómo el crimen organizado impregnó la esencia misma de un país, mecanismo de precisión que desmenuza la Historia (con mayúsculas) hasta convertirla en picadillo de humanidad, la cinta no obstante, es una reflexión con forma de muñecas rusas sobre la memoria (de ahí el homenaje a Leone), la culpa y el arrepentimiento a lo largo de toda una vida: un magistral ejercicio fílmico sobre eso tan arduo de capturar cómo es el discurrir del tiempo.