Una de las pocas ventajas que tiene esta cuarentena es que hemos tenido días (y noches) enteros para ver a nuestras anchas películas y documentales en la comodidad de nuestra cama o sillón favorito a través de las múltiples plataformas de streaming que tenemos al alcance. Hace un par de días, picados por la curiosidad nos dispusimos a ver el nuevo hitazo de Netflix: El Hoyo.

La ópera prima del director Galder Gaztelu-Urrutia es una de esas películas del estilo de “The Matrix” o “Inception” que necesitas verla más de una vez para que no te queden (en teoría) dudas, sin embargo, luego de verla una segunda vez, me quedé con la misma cara de What?…en qué parte? Al final, obvio.

Mejores películas de suspenso

De qué va El Hoyo

La película, como muchos seguramente ya lo saben, narra las desavenencias de Goreng (Iván Massagué), quien de forma voluntaria se recluye en el hoyo, una suerte de prisión vertical que consta de muchísimos pisos (más de 300) en cada uno de los cuales cohabitan dos reos.

Hasta este momento todo parece ir bien y todos estamos entendiendo bien la trama hasta que el protagonista se levanta de su camastro y se da cuenta que justo en medio de la celda se encuentra el objeto que da título a la película: un orificio de forma cuadrada que se extiende de forma casi infinita hacia arriba y hacia abajo.

Mejores películas de suspenso 2020

Frente a nuestro protagonista se encuentra su compañero de celda, Trimagasi (Zorion Eguileor), un reo entrado en años que a la postre no solo se convierte en su amigo y confidente, sino también su casi verdugo.

La primera sorpresa para nuestro azorado protagonista llega cuando se enciende una luz verde que marca la llegada de una singular plataforma cubierta con muchos platillos a medio comer. Goreng se da cuenta que su compañero de celda de inmediato se hinca a un lado de la plataforma para devorar ávidamente lo poco que aún queda.

Mejores películas de suspenso 2020

Aquí es donde comienza la verdadera odisea de esta película que fue estrenada en el Festival Internacional de Cine de Toronto en septiembre de 2019, donde obtuvo el premio People’s Choice Award for Midnight Madness.

Y también comienza la odisea para aquellos débiles de estómago que sentirán un poco de náuseas al ver cómo devoran los reclusos las viandas, o como mordisquean algo y lo avientan a la plataforma para luego escupir los huesos del pollo o de alguna fruta para que los reclusos de abajo las terminen de comer.

Mejores películas de suspenso 2020

Conforme pasan los días, Goreng se va habituando a su nueva vida, donde tiro por viaje caen cuerpos de reclusos que no soportan el martirio y deciden suicidarse.

Pero la alegría de poder comer algo les dura poco, ya que, al cumplirse el mes, los reclusos son cambiados de celda, sin saber si quedarán más abajo o más arriba.

Mejores películas de suspenso 2020

En el caso concreto de nuestro protagonista, el segundo mes le toca vivir en un piso muy bajo donde se da cuenta que la amistad vale poco cuando el hambre comienza a apretar y aquí es precisamente donde El Hoyo comienza a revelar su verdadero significado: se trata de una película que refleja la realidad que vivimos en todo el mundo y no solo ahorita, sino desde que los primeros seres humanos se reunieron para formar una suerte de sociedad. Unas veces estás arriba y otras veces estás abajo.

El periplo de Goreng lo lleva a matar a su compañero de celda para evitar ser comido vivo, debido a que en el piso en el que encuentran prácticamente solo llegan los trastes vacíos de la comida.

El Hoyo critica

Crítica película El Hoyo

Este thriller es una estupenda obra cinematográfica que te deja pensando (y más en estos tiempos donde la humanidad está hincada ante un virus mortal) lo mal que está la sociedad moderna, donde todos comemos y bebemos más de la cuenta, más allá de la saciedad, donde malgastamos los recursos naturales del mundo sin pensar en las generaciones futuras.

En una película fuerte, con escenas no propias para personas débiles de estómago, con escenas gore dignas de Yoshihiro Nishimura, como aquella donde un recluso de un piso alto defeca sobre el rostro del compañero de la celda inferior, o aquellas múltiples escenas donde los seres humanos se comen unos a otros, porque ya no les queda de otra.

El Hoyo crítica

Y el final ¡ah, ese condenado final que a todos nos deja con cara de “¿en dónde me perdí?” Bueno, ese puede tener distintos significados. La idea más generalizada es que la niña, aquella que Goreng y su tercer compañero de celda, Baharat (Emilio Buale) encuentran cuando descienden hasta el piso 333 buscando crear una distribución más equitativa de alimentos, con el fin de que ningún recluso muera o sea devorado por su compañero representa la esperanza que tiene la humanidad para evitar su extinción.

En efecto, las nuevas generaciones (esas mismas que ahora andan en muchas playas del mundo haciendo caso omiso de quedarse en casa) son las que – en teoría – van a salvar el mundo.

Y aquí es cuando se llega a la conclusión de que aquella niña que se encuentra en perfecto estado físico (y hasta limpia), es la que tanto buscaba una mujer llamada Miharu (Alexandra Masangkay), quien por cierto es toda una experta despachando cristianos.

Crítica El Hoyo

La niña acaba siendo el mensaje. La pequeña que Miharu no buscaba, sino que la protegía, de aquí que, a lo mejor, estuviera tan bien nutrida.

Ok ¿y Goreng sale finalmente de la prisión o no? Bueno, esa, estimado lector es una respuesta que se puede adaptar a lo que usted piense.  Mientras que para unos, el “caracol”, como cariñosamente lo llama Trimagasi, sale caminando dolorosamente de la prisión dado que su condena voluntaria ha finalizado, para otros (nosotros incluidos) en realidad el prisionero que finalmente rompe la tendencia de El Hoyo muere y es por ello que sale caminando del sitio, platicando tranquilamente con Trimagasi.

En resumen, el hoyo es una película que debes ver ya, pues está llena de mensajes y de escenas que harán la delicia de los amantes del gore y de las thrillers, aunque eso sí, debes tener el corazón fuerte para aguantar una escena donde un pobre perrito es destripado (no te apures, no sale ninguna escena inhumana) y además debes tener los oídos bien atentos, porque de pronto hay algunos diálogos que resultan ininteligibles como regularmente sucede en las películas filmadas en la Madre Patria.

¡Muy recomendable!