El enorme éxito del MCU ha puesto de moda los universos cinematográficos y cada cierto tiempo nos llegan noticias del lanzamiento de uno nuevo. Ninguno se ha acercado al impacto que ha tenido el de los superhéroes de Marvel, pero eso no ha impedido que muchos lo intenten. En el caso de Warner cuenta con el de DCEU, pero su gran apuesta en este frente para 2020 parecía ‘¡Scooby!’, una película que reúne a varios personajes de Hanna-Barbera.

Diferentes versiones del personaje han sido desarrolladas y extendidas en varias series presentando personajes, muchos de ellos contradictorios. Por ejemplo; en la serie original y las más recientes películas Live-action Shaggy y Scooby se conocen por primera vez a la edad de adolescentes, contrario a lo presentado en la serie animada Un cachorro llamado Scooby-Doo ,serie en la que se conocen casi desde la infancia.

mejores películas animadas 2020

¡Scooby! ¿Más de lo mismo?

En todas las versiones del personaje, Scooby Doo y Shaggy comparten varios rasgos en su personalidad, pero sobre todo su cobardía y peculiar apetito. Pero sus amigos (Vilma, Daphne y Fred) los alientan a ir tras los villanos disfrazados, generalmente sobornándolos con Scooby Galletas, una especie de bizcocho para perro o un tentempié (mayormente con forma de hueso y en versiones posteriores como la placa de un perro), a pesar de que la inherente lealtad y el valor de Scooby lo obligan a adoptar una posición más heroica.

En el idioma original Scooby Doo sufre de un impedimento del habla, siendo incapaz de pronunciar la mayor parte de sus palabras sin decir antes la letra R.

La película llegó directamente a streaming

‘¡Scooby!’ debería haberse estrenado en cines el pasado 15 de mayo, pero Warner decidió cambiar su estrategia y estrenarla directamente en varios servicios digitales de Estados Unidos.

Mejores películas animadas 2020

La buena acogida que tuvo ‘Trolls 2’ seguro que tuvo mucho que ver en ello, pero no pude evitar verlo como una muestra de que la compañía tampoco confiaba tanto en la película. Una vez vista se entiende mejor, pues es una aventura bastante discreta que no logra reproducir el encanto de Scooby Doo y el resto de la banda.

El primer aviso que hay que hacer es que ‘¡Scooby!’ no apuesta por ir a lo que todos asocian con la franquicia -los chicos de la Máquina del Misterio se encuentran con una amenaza que parece sobrenatural y luego acaban sacando a relucir la verdad-, ya que se opta por coquetear con el cine de superhéroes como forma de explorar la relación entre Scooby y Shaggy, el auténtico eje de esta película dirigida por Tony Cervone.

Cameos muy especiales del universo de Hanna-Barbera

Eso es algo que se remarca desde el inicio, probablemente lo más conseguido de la función, porque se apuesta por la ternura y lo divertido antes de que todo se complique para querer llegar al mismo tiempo a los más pequeños de la casa y también al público adulto.

Lo curioso es que sí se logra cierto equilibrio en el tono, evitando ir dando bandazos -lo más parecido sería el aleatorio cameo de Simon Cowell-, pero es a costa de apostar por la ley del mínimo esfuerzo.

Mejores películas animadas 2020

Y es que, en vez de potenciar sus dudosas habilidades para el mal, ‘¡Scooby!’ conviene a Nodoyuna en una especie de gran villano en una amenaza de épicas proporciones. Eso es algo que de por sí no termina de encajar con la franquicia y por ahí la película empieza perdiendo nuestro interés al ser una actualización que tampoco justifica dejar atrás todo lo que convirtió a Scooby Doo en un personaje tan querido.

Incluso la aparición del Capitán Cavernícola se siente más como un añadido a fuerza que como la consecuencia de un plan bien hilado para sentar las bases de este universo cinematográfico del que tengo dudas de que vayamos a ver más entregas.

Scooby

Uno de los motivos es que no termina de funcionar como aventura de presentación, pues más allá de lo relacionado con la amistad entre Scooby y Shaggy no hay mucho que rascar y ni siquiera se sabe sacar todo el partido a la relación con el resto de la pandilla.

Esto probablemente se deba a que ‘¡Scooby!’ tampoco está planteada como una película de presentación, lanzándose en cuanto puede a la acción para sacar todo el partido posible a ese elemento del cine de superhéroes que uno no termina de entender muy bien qué hace ahí.

Es verdad que la saga había degenerado hasta límites abismales en algunas de sus últimas películas directas a vídeo, pero es que aquí tampoco se intenta recuperar la esencia de lo que conquistó al público.