En el contexto social actual donde cada vez se alza más la voz en contra de los crímenes y violencia de género llega a Netflix la producción argentina “Crimenes de familia” Una cinta que retoma dos casos reales para contar la historia de muchas mujeres en Latinoamérica y el resto del mundo, donde contar con recursos económicos y una posición de poder basta para dejar libre a un abusador, donde no es suficiente la palabra o incluso los exámenes físicos y psicológicos de una mujer para reconocer que ha sido violentada.

¿De qué va esta película?

Crímenes de familia gira en torno a Alicia, una mujer de clase alta que vive junto a su esposo Ignacio, la empleada doméstica Gladys y Santiago (su pequeño hijo), a quien Alicia ve como si fuese de su familia.

Una noche Gladys inesperadamente da a luz, al no ser consciente de su embarazo y ante el shock que esto representa asfixia al recién nacido por lo que es acusada de homicidio. A la par de esto Daniel, el hijo de Alicia e Ignacio, es detenido y enjuiciado, acusado por su ex pareja y madre de su hijo de abuso sexual y lesiones agravadas, violación a la propiedad privada y portación ilegítima de armas.

En el afán de defender a su hijo, Alicia desestima las acusaciones de su nuera y acude a uno de los abogados más corruptibles. En una visita a prisión Gladys le confiesa a Alicia una verdad que le hace repensar la relación con su hijo.

Crítica, Crímenes de familia

Crítica, Crímenes de familia

Aunque al principio de la cinta resulta extenuante no saber la razón de los juicios y cansa sólo escuchar la frase “hasta que pasó lo que pasó” el filme argentino dirigido por Sebastián Schindel muestra la condición real a la que son sometidas muchas mujeres latinoamericanas que ante la falta de oportunidades educativas y laborales se ven obligadas a trabajar en hogares donde además de no contar con un seguro médico y prestaciones de ley tienen que cumplir con largas jornadas laborales a cambio de un sueldo mínimo, incluso muchas de ellas resultan violentadas sin tener la oportunidad de denunciar por miedo a perder su empleo.

Crímenes de familia retoma un tema de corrupción e injusticia que tristemente resulta parte de los crímenes de género en Argentina y el resto del mundo, donde se revictimiza a la mujer y se busca por todos los medios que el agresor quede impune.

Por su parte Cecilia Roth en su papel como Alicia representa a las mujeres alienadas a una ideología machista. Afortunadamente y para bien de la historia este personaje logra romper con ese esquema, logrando sororidad hacia las mujeres que fueron víctimas de su hijo.

Crítica, Crímenes de familia

Por último, es importante destacar el trabajo que realiza Yanina Ávila como Gladys, quien a través de esta cinta muestra la vida de una mujer analfabeta arraigada a una vida tradicional donde por su género sólo se le ve capaz de llevar una vida donde sirva a los demás.

Mediante este personaje se pone sobre la mesa la maternidad no deseada, un tema de derecho que actualmente se ve afectado por juicios de valor, donde se culpa a la mujer que busca decidir sobre su vida y cuerpo y poco se habla del padre o la precariedad del sistema.

La participación de Yanina, su experiencia de vida y características similares al personaje resultan un gran acierto por parte del director.

El lanzamiento de Crímenes de familia a través de la plataforma de streaming resultó un imprevisto que le dio aún más proyección a la cinta que estaba contemplada para ser lanzada en cines. Sin duda una buena opción para tomar un trago de realidad y hacer visible una pequeña parte de los problemas de género que permean en la sociedad.

También te puede interesar