La mujer en la ventana, crítica del thriller psicológico protagonizado por Amy Adams

Amy Adams

La mujer en la ventana es la adaptación cinematográfica de la novela del mismo nombre escrita por A. J. Finn en 2018. Un thriller psicológico bajo la dirección de Joe Wright que nos adentra en el mundo de una persona con trastornos mentales.

La cinta estrenada recientemente por Netflix y producida por Fox 2000 Pictures, está llamando la atención de los amantes del suspenso, quienes esperaban hace más de un año este filme que tuvo que aplazar su estreno debido a la pandemia.

La mujer en la ventana

¿De qué trata la mujer en la ventana?

La mujer en la ventana nos cuenta la historia de la Dra. Anna Fox, una mujer que sufre de agorafobia, un trastorno que le ha impedido salir de su casa en tres años, por lo que su único contacto con el exterior es su ventana, desde la cual observa la rutinaria vida de sus vecinos.

Esta dinámica cambia cuando se muda una nueva familia a la casa de enfrente, los Rusell. Una noche, mientras Anna bebe una copa de vino, observa un crimen. La veracidad de este hecho y la lucidez de Anna se verán cuestionados por todos ¿Fue toda una alucinación? ¿O su inestabilidad mental servirá de pretexto para encubrir este crimen?

Amy Adams

Un filme que habla sobre la salud mental

El guion, la manera de contar la historia, y el misterio que envuelve a cada uno de los personajes, hace de este filme una buena opción para los amantes de los thrillers psicológicos. Pese a que hemos visto este tipo de historias anteriormente como en “Paranoia”(2007), “La chica del tren” (2016) o Fear of Rain (2021) que también se estrenó este año y como símil su personaje principal se enfrenta a un trastorno mental, la mujer en la ventana tiene un diferenciador importante, la excelente fotografía a cargo de Bruno Delbonnel.

Este thriller psicológico además de cumplir con mantenernos intrigados de principio a fin, nos lleva por un camino complejo en el que se abordan distintos temas de salud mental y los juicios y prejuicios en torno a las personas con algún tipo de trastorno psicológico.

La mujer en la ventana

La depresión, ansiedad y paranoia son retratados de excelente manera por Amy Adams, que nos muestra cómo se transforma la vida de una persona a raíz de un trauma psicológico. Gary Oldman como Alistair Russell, cumple perfectamente el rol del supuesto villano, el personaje que juega con la mente del espectador, el que pondrá en tela de juicio la lucidez de Anna. Es precisamente la interacción entre estos actores y el desarrollo de los personajes lo que nos permite dudar de cada uno y mantener la tensión hasta los últimos minutos.

Pese a que se esperaba el estreno de esta producción en otoño de 2019, por fin logramos ver esta cinta que si bien no pasará a la historia como la mejor película de suspenso nos deja un buen sabor de boca.

Aunque los adeptos de esta novela han calificado como deficiente la adaptación de Joe Wright, cumple en lo general con la esencia de la historia. Lo cierto es que hasta la fecha aún no ha llegado alguna adaptación al nivel de “El resplandor” (1980), lo que se esperaba cumpliera la mujer en la ventana.

Sin embargo, si buscas una película entretenida e interesante es una buena opción.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *